10 febrero 2017

"Cumbres Borrascosas", Emily Brontë


Cumbres Borrascosas | Emily Brontë
Alba Minus | 526 páginas
9788484289616 | 14.00€


Tengo dos puntos muy claros respecto a Cumbres Borrascosas: la primera, me ha sorprendido mucho; y la segunda, me ha gustado incluso mucho más de lo que me ha sorprendido. Esto es casi como empezar la reseña por el final, pero creo que dejar claros estos dos hechos nada más empezar a hablaros de este libro me va a ayudar a aclarar las ideas y a no dejarme nada.
Sea cual fuere la sustancia de que están hechas las almas, la suya y la mía son idénticas.
Así que empiezo por la sorpresa. Ha sido toda una sorpresa para mí la forma en la que está narrada la historia. La verdad es que esperaba una narración en tercera persona, o en primera (no me preguntéis el porqué)y para nada que estuviera narrada por un señor ajeno a la historia (Lockwood) y que fuéramos conociendo a los protagonistas y sus idas y venidas por medio del relato de la ama de llaves (Nelly Dean). En este sentido, la narración me ha parecido tan diferente, original y brillante que me ha tenido atrapada desde el principio. Desde que Nelly empieza a contar la historia a Lockwood, ha sido como si yo misma fuera la espectadora de esa historia y me he sorprendido ansiando saber más y más sobre esas personas misteriosas y complicadas, oscuras y desgraciadas.

Y estos últimos adjetivos me vienen muy bien para seguir contando la segunda parte de mi sorpresa. A pesar de tratarse de un clásico universal, de haber sido adaptado al cine, de aparecer como referencia en otros muchos libros... no tenía ni idea de lo que iba. Sí, tengo que ser sincera; nunca me había parado a leer ni siquiera una sinopsis de él. Lo único que sabía es que el protagonista era un tal Heathcliff. Nada más. Así que, me había formado una película (muy romántica) en mi cabeza sobre este libro y quizá por eso la sorpresa al leerlo ha sido tan grande. 
No he sido yo quien ha roto tu corazón, te lo has roto tú misma, y al hacerlo has destrozado, de paso, el mío.
Cumbres Borrascosas se encuadra dentro del romanticismo inglés. Sin embargo, cuando recuerde esta historia, no la recordaré como una historia de amor. Creo que por encima del amor, quedan muchos otros sentimientos, como el odio, la venganza, el egoísmo, incluso la maldad. Creo que la recordaré más como una historia trágica y dramática; aunque claro, si el amor es desgraciado es justamente en eso en lo que se convierte.

Me han sorprendido mucho los personajes, por su complejidad, por la manera en que consiguen traspasar las páginas y atraparte, a pesar de que la mayoría de ellos tienen comportamientos realmente detestables. El más representativo, sin duda alguna, es Heathcliff. Es un personaje que encarna todo lo malo, lleno de resentimiento y ansia de venganza. Un personaje que se hace fuerte por el odio acumulado a lo largo de los años y el objetivo de ver sufrir a aquellos que lo despreciaron. Es orgulloso, no tiene ni una pizca de compasión, ni escrúpulos y apenas un momento en el que puedas atisbar alguna luz en él. Es la oscuridad y la maldad personificada y el eje sobre el que giran todas las desgraciadas vidas de los habitantes de Cumbres Borrascosas.
En dos palabras se resumiría entonces mi futuro: muerte e infierno; porque la vida, si la perdiera a ella, sería un infierno.  
La escritura de la autora es sencilla, directa y clara. Y ya no solo esa narración especial de la que os he hablado al principio te engancha, también el hecho de que la historia prácticamente empiece por el final; porque consigue que el lector quiera saber más y más, despierta la curiosidad por conocer el pasado de esos personajes, por qué y cómo han llegado hasta ese final. De manera que te hace leer sin parar. La ambientación también juega un papel importante, al igual que las dos localizaciones en las que se desarrolla la trama: la Granja de los Tordos y Cumbres Borrascosas. La primera, representando la formalidad, la tranquilidad, la parte buena de la historia; y Cumbres Borrascosas, simbolizando todo lo opuesto, la desesperación, incluso el terror. Es como si la finca tuviera vida propia y fuera otro de los personajes de la historia.

Otro detalle que me ha gustado mucho es cómo se retrata a la mujer, así como la distinción clara que hace entre las cualidades que le da a los hombres y a las mujeres. La mayoría de las mujeres que aparecen en esta historia son fuertes, enérgicas, rebeldes e inteligentes; en cambio, a los hombres (a excepción de uno) los retrata como figuras débiles, perdidas y también, enfermizas. Esa fuerza femenina se puede observar sobre todo en la figura de Nelly Dean, que reúne todas esas cualidades y además, es una amante de la lectura; también, en ambas Catherines. En libros actuales, estos hechos no serían tan reseñables, pero si tenemos en cuenta que este libro se publicó en 1847, me parece un dato imprescindible, porque supone un detalle totalmente opuesto a la ideología de la época y deja bien claro que la autora fue una adelantada a sus tiempos.

Soy consciente de lo extensa que me ha quedado esta reseña, pero quería hacerle justicia al libro y tenía y tengo muchas cosas que decir sobre él (seguro que me he dejado algo...). Disculpad que no os haya hecho el habitual resumen de la trama, pero creo que es mucho mejor que descubráis la historia a medida que paséis las páginas. Y por favor, pasadlas; si aún no habéis leído este clásico, hacedlo. La pasión y la intensidad de Emily Brontë son dignas de ser conocidas.    
Pero la traición y la violencia son armas de dos filos que pueden volverse contra quien las empuña más que contra el enemigo. 
Ha sido una lectura maravillosa, sorprendente. Un libro que se va directo a mis favoritos; no ha podido empezar mejor mi año literario. Ahora, me apetece más que nunca seguir conociendo a las hermanas Brontë, así que supongo que tendréis que soportar mis parrafadas alguna que otra vez más en los próximos meses...

4 comentarios:

  1. El otro día me lo compré en una edición preciosa, así que no tardaré mucho en leerlo.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. Es uno de los favoritos de mi hermana... Yo aún no lo he leído y no descarto hacerlo.
    Besos chicas 😊

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Hace algunos años empecé a leerlo y lo abandoné... pero creo que todavía era demasiado joven. A ver si lo leo pronto, porque después de ver lo que te ha gustado me han entrado unas ganas tremendas de hacerlo :P

    Un abrazo guapa!

    ResponderEliminar
  4. Hola! tengo este libro en mi estantería desde la época de Crepúsculo y todavía no lo he leído. Espero que cuando lo haga me parezca tan genial como a ti

    besos

    ResponderEliminar

Nuestro rinconcito, situado en Words Street, 15, se alimenta de vuestros comentarios y visitas. Así que no lo dudes y ¡cuéntanos! :)
Cada uno de vuestros comentarios nos alegra el día ^.^

Cualquier comentario ofensivo será borrado inmediatamente.

Y... cuidado con el spam.